fbpx
Logroño en familia

Disfrutar de Logroño en familia

¡Comparte en redes sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Por su historia, naturaleza, diversidad, accesibilidad y, por qué no, también por su tamaño, Logroño y alrededores es el destino perfecto para pasar unos días en familia.

La capital de La Rioja ofrece multitud de planes para que pequeños y mayores la disfruten a su aire, o a través de propuestas guiadas, con lo que podrán conocer más de cerca una tierra llena de historia, cultura, paisajes naturales y buena gastronomía.

Empezando por el centro de la ciudad, ahora podemos recorrer sus calles con un divertido escape street, o gincana al aire libre, llamado ‘El secreto de Logroño’ tematizado en el Asedio que sufrió la ciudad en 1521.

Un momento crítico de la historia en el que los ciudadanos logroñeses resistieron al embate de las tropas francesas y del que en el año 2021 se conmemoró su quinto centenario. El reto será recorrer las calles resolviendo distintos enigmas para conseguir el pan, el vino y los peces que dieron fuerza a los vecinos en esos meses de duro sitio.

Para acceder al juego solo hay que conectarse desde el móvil a la web: https://gymkanaturistica.com/gymkanas y situarse en el punto de partida, el Cubo del Revellín.

Para seguir aprendiendo de forma divertida, recomendamos la Casa de las Ciencias. Este centro está dedicado a la divulgación de la ciencia y la tecnología, y ofrece exposiciones, conferencias… además de talleres infantiles para niños y niñas a partir de 6 años.

Su espacio exterior cuenta con un recinto de libre acceso para experimentar con elementos recreativos con los que jugar a ser físicos, paleontólogos, geólogos y hasta meteorólogos.

También desde allí se observa uno de los skylines más bonitos de la ciudad con vistas al puente de piedra, la aguja de Palacio, la iglesia de Santiago y el puente de hierro, entre otros atractivos. 

Logroño en un paseo

 

Tras tanta aventura es probable que el hambre apriete, por lo que es un buen momento para descubrir la gastronomía local.

El Mercado de San Blas es un lugar estupendo para que los más pequeños conozcan la variedad de la huerta riojana, las carnes, pescados o especias que conforman la base de las recetas de este territorio.

Además, el mercado es uno de los edificios históricos de Logroño. Éste se inauguró en 1930 y se sitúa en la primera plaza de abastos, sobre lo que fue la Iglesia de San Blas.

Si queremos pasar de la teoría a la práctica, deberemos ir a las calles Laurel, San Juan y San Agustín.

Su fama las precede, y es que estos son los mejores lugares para ir de tapeo.

Para aquellas familias que busquen espacios abiertos en los que poder pasear, correr y estar en contacto con la naturaleza, Logroño tiene importantes zonas verdes.

El Parque del Ebro, por ejemplo, situado en la margen derecha del río, cuenta con más de 150.000 metros cuadrados con grandes praderas de césped, senderos y juegos infantiles. Desde allí parte un corredor fluvial habilitado con un carril bici que llega hasta el Parque de Iregua.

Es un itinerario de casi 7 km sin tráfico rodado en el que disfrutar de un paisaje típico de ribera, arbolado y con gran diversidad floral.

A las afueras de Logroño, a tan solo 5km, encontramos otro de los pulmones de la ciudad, el Parque de La Grajera, Este sitio es idóneo para la observación de aves, puesto que su gran embalse es un refugio para numerosas especies que pueden verse fácilmente desde los miradores y las rutas señalizadas existentes.

También el Aula Didáctica de La Grajera ofrece actividades y experiencias lúdicas para todos los públicos que permiten conocer mejor la fauna y flora del espacio.

Al parque podemos acceder desde la Vía Verde, una ruta que forma parte del Camino de Santiago francés y que puede ser una magnífica idea para sentirse peregrino por un día. La etapa oficial llega hasta Nájera, pero una opción menos exigente puede ser el camino hasta Navarrete, una excursión de cerca de 12 km.

Seguimos descubriendo los alrededores de Logroño. En el barrio de Varea se encuentra el Centro de Interpretación de la Apicultura, Campomiel. Aquí se puede visitar el Museo de la Miel y también es posible realizar excursiones a las colmenas o una cata de la que ha sido considerada mejor miel ecológica de España en el certamen Ecomiel.

Alejándonos un poco más, llegamos a dos centros temáticos que harán las delicias de los más pequeños. Hablamos del parque de aves rapaces, Tierra Rapaz, donde podremos ver de cerca aves diurnas y nocturnas como los búhos, las águilas o los halcones, no solo en sus aviarios, sino también en acción con demostraciones de vuelo.

Por otro lado, el parque de paleoaventura, Barranco Perdido, cuenta con una exposición permanente sobre el Cretácico en La Rioja y sobre los dinosaurios, además de ofrecer numerosas actividades como visitas guiadas, un circuito paleontológico, otro multiaventura y una playa cretácica en la que refrescarse en verano.

Para conocer la agenda de actividades en familia de La Rioja, el Balcón de Mateo ofrece una amplia selección de planes culturales y de ocio, así como excursiones adaptadas a niños y adolescentes.

.

Quizá te pueda interesar

Recorrer la frontera fluvial entre el País Vasco y La Rioja es una experiencia apta para todos los públicos y todas las estaciones del año.
El plato insignia de la cocina riojana, capaz de emocionar a los mejores chefs del mundo, tiene sus orígenes en la atrevida idea del primer europeo que quiso popularizar el consumo de tubérculos en el viejo continente.
Damos una vuelta por el casco antiguo de la capital riojana siguiendo los pasos de los peregrinos que, desde el siglo XI, no han parado de llegar a la ciudad.
De ser espacios pensados para la producción artesanal del vino, calados y lagares se han convertido en una interesante muestra del pasado de Logroño, museos poco convencionales que vale la pena visitar.
La proclamación de la Semana Mayor de la capital de La Rioja como Fiesta de Interés Turístico Nacional no es casual. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta apasionante celebración.
Medio siglo después de su muerte, seguimos el rastro del gran matemático Julio Rey Pastor por las calles de la ciudad que le vio nacer.